Compártelo:

El segundo destino de nuestra travesía por las cinco grandes ligas europeas nos lleva a Inglaterra, donde el péndulo de la Premier League podría estar volviendo a cruzar el noroeste, en Manchester, son días felices si usas los colores burdeos y azul, mientras que un par de yoyos parecen estar relajándose en la parte inferior.

Desde hace cuatro temporadas la cima de la tabla en la Premier League no habia estado tan cerca después de 22 partidos. 

Por ejemplo, hubo una brecha de 25 puntos entre el 1 ° y el 4 ° en esta etapa en 2019/20, son solo siete puntos en esta temporada. Tanto el Liverpool como el Manchester City se turnaron para correr por delante del resto en las últimas temporadas (algunas carreras por el título han sido procesiones muy largas desde enero por la falta de emoción en la lucha del título) pero, por ahora, las cosas siguen congestionadas.

En esta liga hay 25 puntos entre el Manchester City que está el primero y el Newcastle o el Burnley que están en la decimosexta y la decimoséptima posición, mientras que entre el primero y el cuarto, Liverpool, solo hay siete puntos de distancia.

La narrativa actual es que el Liverpool de Jürgen Klopp, puede haber cedido ya su defensa del título, al haber bajado el nivel arrollante que demostró la pasada temporada.

Todos sabemos lo implacables que fueron la temporada pasada, estaban 21-1-0 en esta fecha mientras que ahora están 11-7-4 y mantener esos estándares de otro mundo siempre iba a ser complicado, y eso incluso antes de tener en cuenta la lesión de Virgil van Dijk o Joe Gomez, además de otros lesionados que tiene el equipo.

Puede parecer sorprendente, pero prácticamente no hay diferencia entre las métricas del Liverpool la temporada pasada y esta. Su ataque es idéntico, creando 1.8 xG por 90 y, además los tiros han aumentado de 15.4 a 15.6 por partido, mientras que sus métricas defensivas también han experimentado una ligera mejora, reduciendo 9 tiros por juego a 7.7, y xG concedidos de 1.0 xG a 0.9 xG.

Las métricas pueden ser las mismas, pero obviamente los resultados no lo son. ¿Por qué la gran diferencia en los resultados?

El Liverpool fue extremadamente bueno para tomar la delantera en los juegos la temporada pasada, anotando primero en 16 victorias consecutivas entre noviembre y febrero, por ejemplo. No solo eso, también eran muy buenos duplicando su ventaja una vez que estaban por delante. ¿Y qué pasa cuando estás 2-0 por delante? Dejas de atacar tanto y tus oponentes comienzan a atacarte más. Disminuye la creación de posibilidades, aumenta la creación de posibilidades de tus oponentes.

Esto habría mantenido un techo en sus métricas la temporada pasada y, por lo tanto, esas métricas pueden no ser un reflejo fiel de lo bueno que eran en un equipo.

Esta temporada, han pasado mucho menos tiempo por delante y no han abierto el marcador con tanta regularidad, lo que significa que han tenido que mantener el pie en el acelerador con más frecuencia y sus oponentes se han sentado para tratar de absorber la presión: condiciones bajo el cual esperarías que las métricas se inclinen más a favor de Liverpool. Por lo tanto, si bien los números de una temporada a otra pueden parecer los mismos, pero realmente son el producto de escenarios de juego muy diferentes.

Otro factor es que el Liverpool está anotando ligeramente por detrás de las expectativas tanto en ataque como en defensa en 2020/21. Resulta que este equipo es del planeta Tierra después de todo, a pesar de que su presentación casi perfecta la última temporada sugería lo contrario, como ocurrió con el Barcelona del “sextete” del 2009-2010.

Por todo lo que relativamente hablando salió mal en Liverpool esta temporada, le salió bien al Manchester City.

El péndulo se alejó del City la temporada pasada cuando terminaron en un distante segundo lugar, pero ahora parece que podría ser su momento nuevamente. El City es el mejor equipo de la liga por el momento, con la mejor diferencia de goles, con un partido menos y lleva ganados nueve partidos seguidos.

Lo que significa que su inicio de temporada ya es un recuerdo imperceptible en el retrovisor. Consiguieron solo 12 puntos de sus primeros ocho partidos insinuando que el City podría quedarse corto nuevamente en la lucha por la liga, pero esa resistencia ahora parece que pudo haber sido prematura, tanto en retrospectiva como cuando se considera que tuvieron que enfrentar a Liverpool, Leicester, Spurs y Arsenal en un inicio complicado de la liga.

Pero una vez pasados esas primeras 8 jornadas, han conseguido una racha de 11-2-0, que los ha llevado a colocarse como líderes de la competición.

En la siguiente imagen podemos observar la gran fuerza atacante que tiene el Manchester City, consiguiendo tener una esperanza de gol casi del doble que el siguiente clasificado en dicha métrica.

Aunque si has seguido el juego del City las ultimas temporadas, habrás detectado que esta temporada es un equipo diferente que no está atacando sin parar un momento, como hacia los últimos años. Esta temporada hemos observado como su insaciable hambre de goles ha cambiado por su deseo de terminar con la portería defendida por Ederson a 0, habiéndolo conseguido en 13 partidos, ya que en el partido que jugó el estadounidense Zack Steffen frente al Chelsea le anotaron gol.

Están creando menos en ataque en comparación con temporadas anteriores, pero esta es también la temporada más ajustada que han estado jugando a la defensiva en mucho tiempo. La línea de tendencia de xG concedidos, es en todos los partidos inferior a 1xG, a excepción de en una sola ocasión, la derrota 2-5 frente al Leicester City en la tercera jornada.

Están limitando con éxito la cantidad de tiros que sus oponentes pueden generar con peligro, pero es principalmente una disminución muy notable en la calidad de las oportunidades que el City está permitiendo lo que ha impulsado esta mejora: este es el xG más bajo por disparo concedido que tienen en las ultimas cuatro temporadas y media.

Pero no queda ahí el esplendor de Machester, porque la mita roja de la ciudad, también está muy metida en la carrera por el título. El Manchester United es segundo en la liga y por si no fuese poco es el máximo goleador con 46 goles. Todo el equipo del United parece tener un toque final mágico en este momento con la excepción de Anthony Martial con 4 goles y, quizás sorprendentemente, Mason Greenwood. Greenwood se abrió camino a 10 goles de 3.6 xG la temporada pasada, pero esta temporada solo 1 gol de 2.5 xG. Afortunadamente, sus compañeros de equipo han asumido el mando para dejar el United en su conjunto antes de las expectativas, destacando Bruno Fernandes con 12 goles de 10.4xG.

Bruno Fernandes ha continuado manteniendo su excelente forma desde que firmó en enero del año pasado por el Manchester United, brindando oportunidades para el ataque del United con la regularidad con que Marcus Rashford asiste y anota. Fernandes ha sido el engranaje creativo y el jugador de enlace entre el centro del campo y el ataque que había estado ausente en el United durante años, y sus actuaciones lo han puesto firmemente en la competición por el premio al jugador del año.

Leicester ocupa el tercer lugar en la clasificación y, a la velocidad a la que están ganando puntos, se les considera contendientes en la lucha por el título, aunque provienen de métricas menos impresionantes que su competencia directa. Su diferencia de goles esperada está justo por encima de cero sin penalizaciones, pero eso viene con la advertencia de que no han tenido que ser tan productivos en juego abierto debido a su tasa de tiros desde el punto de penalti, que es algo superior a 1 en cada 2, al haber anotado 6 de 10 penales disponibles. La tasa de penaltis anotados es actualmente la más alta en la Premier League y también la más alta desde la temporada 2016/17 de Leicester City.

Lo que Leicester tiene a su favor, y la explicación secundaria de su gran cantidad de puntos fuertes a pesar de las métricas promedio que tiene, es su historial al tomar la delantera. Los Foxes han ido al frente 15 veces en partidos esta temporada y concedieron goles del empate en solo dos ocasiones, es decir de los 15 partidos que empezaron ganando terminaron con la victoria en 13 de estos. Están en su mejor momento cuando están por delante en los partidos, como se ve en los mapas de tiros de estado de juego positivo. Todavía crean más que la oposición a pesar de tener una ventaja a la que aferrarse, como muchos equipos harían. También es notable que seis de sus diez penales se hayan ganado cuando están por delante, lo que les permite calmar los nervios y asegurar las victorias.

También hay palabras merecidas que decir sobre el Leeds de Marcelo Bielsa. Parece que la gente no puede dejar de hablar del equipo esta temporada y no cuesta entender por qué: han subido de la English Football League Championship, la segunda división inglesa, y no han cambiado nada, y el resultado es el cuarto mejor ataque de la Premier y la segunda peor defensa de xG recibidos. Los partidos de Leeds son de taquilla; su prensa como un enjambre de 90 minutos de enojadas abejas de Yorkshire, con un flujo regular de oportunidades en ambos extremos del campo. El PPDA de Leeds de 5.9 es un mínimo de la Premier League en las últimas cuatro temporadas.

Por último, la parte inferior de la tabla donde tres equipos se encuentran a la deriva y esperando poder salvarse de descender. Solo tres puntos separan a Fulham, West Brom y Sheffield United, situados entre el 18 y el 20, aunque esa brecha fue mayor antes de que Sheffield United consiguiera tres victorias en sus últimas cinco partidos. Se habló de que los Blades se convertirían posiblemente en el peor equipo de la Premier League antes de ese renacimiento, pero es el recién ascendido West Brom quien sería el candidato más fuerte para ese deshonor en la actuación actual, si no hubiera superado ya los puntos del Derby County de la temporada 2007/08. Los Baggies tienen actualmente la peor diferencia de xG por juego y el peor xG concedido de las últimas cuatro temporadas. Y como dice el antiguo proverbio del fútbol: lo que está arriba, eventualmente debe caer, así que son firmes candidatos a descender.

Compártelo:

Deja un comentario